Puente Pulsado

Puente Pulsado

Sarah Espinoza
Por: Sarah Espinoza

Saludos, estoy dando los primeros pasos en este nuevo camino que ha colocado para mi la vida. Este se vislumbra acompañado de aprendizaje y la linda experiencia de compartir todo lo que tengo que decirles a ustedes, quienes me leen y a quienes mes debo. Porque la palabra permanecerá como un conjunto de símbolos y caracteres mientras no sea sentida, leída, palpada... hoy les brindo mi palabra, y para emprender mi paso por este sendero me coloqué los zapatos de la poesía.

Todos los derechos reservados


Quiero invitarlos a leer el poema que dio nombre a mi primer poemario denominado "Balada de los puentes pulsados", el cual estarán leyendo próximamente por esta hermosa revista que me regala la oportunidad de obsequiarles a ustedes mis letras.

El poema del cual hago referencia es "Puente pulsado" se preguntarán ¿Por qué ese nombre? y aunque para explicarlo debería entonces escribir otro artículo (tengo una idea, lo haré), les resumiré en pocas palabras la razón. Los puentes están construidos para cruzarlos (es obvio), pero metafóricamente hablando, qué es un puente si no se cruza, si no vamos de un extremo a otro para conciliar distancias, mas aún ¿Para qué tender un puente si no somos capaces ni de mirarlos?

Pero para este poema específicamente cito a uno de los grandes, al cronopio mayor, Julio Cortázar quien en el capítulo 93 de la novela emblemática Rayuela expuso lo siguiente:
"me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado..."

Esta es, si se quiere, la raíz de mi poema. Sin embargo, al contrario de lo que en el caso de Horacio le confieza a La Maga con sus palabras en ese hermoso capítulo 93 de Rayuela, en mi poema llamo al amante, lo invito, le digo VEN, en pocas palabras le aseguro que si cruza el puente, de este lado, de mi lado, encontrará el extremo tendido, sólido en mi boca, en un beso.

Puente pulsado

Ven:
agua dulce de besos,
centinela de mis sueños,
no retrocedas al ocaso.
Anochecerán mis labios,
se ocultará la luna en mi mirada,
caerán las flores
que adornan mis cabellos.
Si no vienes
a darme tu sed,
se abrirá la tierra para olvidarme en su entraña.

Si te decides,
nos besaremos a muerte.
Seremos astros en nuestro cielo.

SARAH



Puente Pulsado
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.